sábado, 2 de junio de 2018

FEDERALISMO Y AUTONOMIA MUNICIPAL*

Por: Edgardo Atilio Moreno

El historiador revisionista José María Rosa, sostenía que a unitarios y federales no los separaba simplemente una discusión teórica sobre el centralismo o la descentralización; decía que la cuestión era más profunda pues había entre ellos dos concepciones antagónicas de nuestra realidad nacional, la cual se podía sintetizar en la dicotomía sarmientina de civilización y barbarie.

En ese mismo sentido, Arturo Jauretche explicaba que los “civilizados” eran aquella minoría ilustrada que admiraba todo lo europeo y despreciaba lo propio, y que en su afán de imitar lo de afuera no tenían problema alguno en ser funcionales a los intereses de las potencias hegemónicas. En cambio los llamados “salvajes” eran hombres que sentían un profundo amor por su tierra, que estaban orgullosos de su historia, sus tradiciones, sus costumbres, y desconfiaban de las potencias extrajeras. Entre esos “salvajes” podemos citar a José Gervasio de Artigas, Juan Manuel de Rosas y a los demás caudillos federales.

Nosotros adherimos sin cortapisas a esta interpretación; sin embargo y sin perjuicio de ella, queremos hacer hincapié en el significado práctico del federalismo, es decir en lo que respecta a su relación con las autonomías municipales.

Al respecto hay que tener presente que el federalismo tiene sus raíces profundas en los municipios del periodo hispano, en los cabildos de aquellas ciudades que fundaron los españoles en el siglo XVI; ya que fue el modo natural en que esos primeros núcleos urbanos que se fundaron en nuestra patria resolvían las relaciones entre sí. Esos cabildos que (como dice el profesor Pablo Garat) poseían una “autonomía plena que se traducía en el gobierno y administración de los intereses locales, sin interferencia de otros poderes, pero en armonía con el poder central”.

Cabe aclarar de paso que esos municipios indianos, esos cabildos, era una institución que gozaban de mucha mayor autonomía y representatividad que sus similares en la península. Es decir, no se asemejaban tanto a los municipios peninsulares de esa época sino a los del siglo XI al XIV.

Al respecto dice José María Rosa, en su obra “Del municipio indiano a la provincia argentina”, que: “El municipio español del siglo XVI, con su libertad foral inexistente y menguada autonomía, corregidores y funcionarios reales, regidores perpetuos, milicias centralizadas, y hacienda dependiente de la Corona; fue el modelo para organizar el régimen político de las poblaciones indianas. La España del siglo XVI se pretendió trasplantar a las Indias; pero inesperadamente se dio un salto atrás hacia el siglo XIV por las condiciones de vida del Nuevo Mundo.
Los reyes tuvieron que transar con el espíritu de los pobladores y darles la participación a que tenían derecho. La realidad que afloraba en los campamentos del Nuevo Mundo, pomposamente bautizados de ciudades, no era la armonía española del siglo XVI. Era el combate cotidiano del siglo XI al XIV y habrían de ser los mismos reyes quienes atinaron a percibir esta diferencia sobreponiéndose al espíritu leguleyo de sus concejeros.
La realidad indiana se imponía sobre el modelo español. Cordoba y Santa Fe se gobernarían a si mismas, aunque otra cosa dijera la Providencia de Segovia…  Los municipios indianos del XVI y XVII  no se asemejan a los españoles del mismo tiempo. Si en cambio, y mucho, a las ciudades de la Castilla medieval con sus milicias combativas, sus caudillos conductores de la hueste, alcaldes elegidos por el común, distribuyendo justicia según los usos lugareños, con sus regidores vecinos de la ciudad que administran la ciudad por voluntad de sus convecinos…
Todo aquello que interesaba a la población era de resorte del Cabildo. Sus funciones eran considerables: justicia, policía, militares, edilicias, de asistencia social, la instrucción primaria, y tenían participación en el gobierno provincial.”
Esta era la armoniosa situación institucional de las ciudades argentinas  en sus orígenes, más allá de las críticas que pudieran merecer en distintos momentos de la época.”

Es decir que aquellas ciudades que se fundaron en lo que es hoy la Argentina fueron nucleos autónomos en los que los pobladores podían participar en todo aquello que fuera del interés común. Eh aquí el germen de nuestro federalismo.

Lamentablemente, una progresiva concentración socio-económica y una política de centralización administrativa hizo que esta institución municipal entrara en crisis.

El primer golpe que se les asestó a los Cabildos fue en 1782, con la Real Ordenanza de Intendentes, que con la excusa de una supuesta descentralización de la Metrópoli, se les quito atribuciones a los Cabildos para entregárselas a los Intendentes-gobernadores. A partir de ahí los cabildos comenzaron a perder sus funciones plenas de justicia, policía, guerra, hacienda, etc.

Posteriormente, ya en el periodo independiente, en 1821, Bernardino Rivadavia en su afán de atacar al federalismo suprimió los cabildos de Buenos Aires y Lujan. Y el proceso continuó hasta que en 1837 finalmente fueron abolidos todos los cabildos.

Luego –una vez concluidas las luchas civiles entre unitarios y federales- vino la Constitución de 1853, en la cual se consagró legal y formalmente el federalismo. Sin embargo, en la práctica, la hegemonía socio económica y el centralismo político de Buenos Aires hicieron que el federalismo fuera en realidad letra muerta.

Los hombres de la llamada Organización Nacional conformaron en los hechos un Estado Unitario que le venía de maravillas al modelo agro-exportador y dependiente puesto en marcha a todo vapor, conforme a la división internacional del trabajo y a los intereses ingleses.

En esto contribuyó: a) el deslumbramiento por el modelo administrativo francés y anglosajón; b) los intereses comerciales del puerto, y c) el desdén por las formas institucionales tradicionales, provenientes de nuestro pasado hispano-criollo.

Si se quiere reconstruir el federalismo, y hacerlo de verdad operante, hay que empezar por reconocer plenamente las autonomías municipales, porque sin autonomía municipal no puede haber auténtico federalismo.

Por otra parte, es el municipio el ámbito de libertad y participación en donde los vecinos pueden no solo encontrar la respuesta a sus necesidades sino también poner límite a un poder político que se ha convertido en una inmensa máquina de dominación.

Al respecto se debe tener presente que el federalismo no es solo una técnica jurídica de organizar el Estado, sino también una filosofía política construida sobre dos principios que son fundamentales para un justo orden social, el de subsidiaridad y el de totalidad o unidad.

Según el principio de subsidiaridad, las relaciones entre los cuerpos intermedios y el Estado se deben dar de forma tal que este no absorba las competencias y funciones de aquellos, es decir una sociedad mayor, como el Estado, no debe hacer lo que una comunidad menor puede hacer.

Solo excepcionalmente, cuando por alguna circunstancia una asociación intermedia no puede por si sola alcanzar sus fines, allí recién el Estado puede y debe acudir en su ayuda, actuando subsidiariamente.

El otro principio, el de totalidad o unidad, implica la necesaria subordinación de la parte al todo, es decir que tanto los individuos como los distintos grupos sociales deben subordinarse al Bien Común político.

Estos dos principios que llamativamente son negados tanto por las ideologías individualistas como las colectivistas, deben integrarse armónicamente en la vida política y social.

Para volver entonces al federalismo es necesario reconocer al municipio como una comunidad natural y autónoma, conformada por familias que se encuentran vinculadas por relaciones de vecindad, que tienen y buscan fines comunes.

Es necesario tener presente el modelo histórico de nuestros antiguos cabildos, con su autonomía y sus formas de participación auténticamente representativas; solo de ese modo los municipios recuperaran su vitalidad y el federalismo argentino podrá dar las respuestas que el orden social requiere.

Por ello es importante que todos los textos constitucionales consagren el derecho de los municipios a una autonomía plena. Y si bien es cierto que a partir de 1983 se dio comienzo en la Argentina a un ciclo de reformas de las constituciones provinciales en las que se ha logrado ese reconocimiento de las autonomías municipales; y por ende los municipios comenzaron a adecuar sus cartas orgánicas a esta nueva normativa; aún queda mucho camino por recorrer.

Ese camino que falta transitar no puede ser otro que el de un proceso profundo de descentralización política y desconcentración económica, que deberá hacerse sobre la base de los principios de subsidiaridad y totalidad mencionados; y en el marco de un proyecto integrador y soberano a nivel regional.


*Conferencia brindada el 11/05/18 en las Jornadas sobre Federalismo, organizadas por el Instituto Artigas y la Escuela para la Innovación Educativa de la UNSE.

lunes, 28 de mayo de 2018

CHARLA “MALVINAS Y LA DESMALVINIZACIÓN” del Mayor ( R ) V.G.M. JORGE VIZOSO POSSE


El pasado viernes 13 de abril, en el salón auditorio del Complejo Juan Felipe Ibarra, disertó el Mayor ( R ) V.G.M. JORGE VIZOSO POSSE sobre el tema “Malvinas y la Desmalvinización” refiriéndose a cuestiones de estrategia, geopolítica y el panorama actual de lo que ocurre en el archipiélago y mares del sur. Haciendo una recorrida histórica, el Mayor no dudó en ser muy apasionado para describir como fue y es el proceso de “colonización” británico en esta parte del continente americano y, en especial, sobre los territorios que se conocen como “las Tierras de la Reina”.

Con ejemplos bien claros explicó cómo la superioridad tecnológica, la preparación y la experiencia de los ingleses fueron determinantes en el conflicto de 1982, pero también hizo ver una realidad actual: el avance del invasor no se ha detenido, y hoy en día no usan una flota y armamento… hoy en día usan a los organismos internacionales, a las bancas financieras mundiales y a los “corruptos” gobernantes locales para continuar con el expansionismo del “imperio”, ya que una guerra es mucho más cara que la corrupción.

Más adelante, explicó lo que es “desmalvinización”, en que consiste y como se manifiesta ese proceso hoy en día. En ese sentido, afirmo que la desmalvinización implica todo un conjunto de factores, externos e internos, que hacen que los argentinos vayamos perdiendo conciencia respecto de la importancia geoestratégica y geopolítica de los archipiélagos del Atlántico sur, los territorios Antárticos Argentinos y la Patagonia Argentina. Todos esos territorios, ricos en infinidad de recursos naturales aún no explotados, supuestamente “protegidos” por tratados internacionales a los cuales adhirió Argentina, hoy se ven amenazados por las pretensiones de las potencias colonialistas que ven una fuente de riquezas a explotar. Esas riquezas se encuentran a su alcance cada vez más, por las conductas entreguistas de los gobiernos corruptos, débiles y faltos de carácter que siendo serviles a los poderes mundiales, abandonan los intereses nacionales por sus propias aspiraciones, funcionales a los gobiernos extranjeros.

Para esto, los colonialistas apuestan al principio de que “la corrupción es más barata que la guerra”, por lo que hoy no tenemos que esperar amenazas armadas, sino que ataques a  las bases de la sociedad (familia, instituciones, valores, etc.) y de la identidad nacional argentina, lo que les abre el camino para apoderarse de los verdaderos tesoros naturales del Sur de América y sus mares.

El Mayor hizo numerosas referencias a los distintos autores de doctrinas militares que exponen las fortalezas de las potencias mundiales frente a las debilidades de nuestro país en materia de la preservación de la soberanía nacional y los recursos que legítimamente le pertenecen.

Luego, nuestro disertante realizó una pausa, para abordar sus experiencias personales en combate contra el enemigo británico en la campaña de Las Malvinas, en donde luchó como miembro del Batallón de Comandos asignado a la defensa del Monte Dos Hermanas. Contó que compartió posiciones con el Sargento “El Perro” Cisneros con quien estaba al momento de enfrentarse con el 22 Regimiento del S.A.S. inglés.

Cabe destacar que su exposición se enriquecio con un intercambio de opiniones con los asistentes, en particular con el entonces Teniente de Ingenieros Hugo Quiroga, quien también participó de las acciones bélicas.
Finalizada la charla, tanto los integrantes del Centro de Ex Soldados Combatientes del Atlántico Sur, como los miembros del Circulo Nacionalista de Sgo del Estero, hicieron entrega de sendos recordatorios en nombre de las comisiones organizadoras del evento, que contó con la participación de Ex Combatientes de Malvinas, docentes y público en general.

Hugo Alejandro  Acuña

martes, 10 de abril de 2018

EL MARTIRIO EN NUESTROS TIEMPOS

(Charla formativa a cargo del Pbro. Juan Castro Zavalía).

El pasado viernes 23 de marzo de 2018, en el salón de conferencias de la Biblioteca “Agustín Álvarez” de nuestra ciudad capital, el Círculo Nacionalista de Santiago del Estero, organizó una charla formativa a cargo del disertante invitado, el Pbro. Juan Castro Zavalía, reconocido sacerdote de nuestra comunidad santiagueña, quien con una gran didáctica, habló sobre el tema “EL MARTIRIO EN NUESTROS TIEMPOS”.

Comenzó el expositor aclarando nociones elementales de los conceptos de “mártir” y de “martirio” ya que, afirmó, “hoy se llama mártir a muchos que no lo son”. Partiendo desde el significado etimológico de la palabra mártir, dejó bien en claro que “solo lo es aquel que sacrifica y da su vida en nombre de Nuestro Señor Jesucristo… es quien padece la muerte en su nombre y en defensa de la verdadera y única religión, que es la religión Católica… la de la Iglesia que se mantuvo aferrada a la Cruz de Cristo”. Además aclaró que, de acuerdo a un sentido estricto, mártir proviene del vocablo griego que significa testigo, es decir que un mártir es “aquel que da testimonio del AMOR A CRISTO y, por lo tanto, la muerte por otras causas distintas a ese amor y testimonio, no son martirio. Continuando con un repaso de la historia de las primeras comunidades cristianas, el Padre Juan retomó el concepto amplio que se tiene sobre los “mártires” (aquellos que sufrieron las persecuciones del Imperio Romano) para dejar en claro que “fueron los primeros, mas no los últimos que dieron su vida en testimonio de la Fe Verdadera”. Aseguró que durante los dos mil años de historia recorridos por la Iglesia, hubo más mártires cristianos en el Siglo XX que en todos los anteriores diecinueve siglos anteriores.

El padre Castro Zavalia planteo la pregunta: ¿quién fue el Primer Mártir? A lo que respondió que fue Nuestro Señor Jesucristo, quien en tiempo y grandeza, dejó su testimonio de amor hacia el Padre y hacia nosotros, con su muerte en Cruz. Cruz a la cual la verdadera Fe de la Iglesia se aferró durante las persecuciones. De allí que le siguieron los martirios de San Pedro y San Pablo, la horrible muerte de San Esteban, los primeros Papas cristianos… todos sufrieron el martirio dando TESTIMONIO de la Fe en el Cristo Resucitado. De esos tiempos quedan testimonios que  afirman como la Iglesia primitiva sobrevivió a pesar de enfrentar una escasa viabilidad como comunidad religiosa universal, pero que, aun así, no existían los lamentos entre aquellos que veían su final cercano y tomaban su sacrificio como un mensaje de Victoria, de Alegría y de Esperanza. Sabían que el Bautismo en Cristo, a la vez que los condenaba al sufrimiento terrenal, les daba la salvación en pos de la santidad y “como el grano de trigo que cae en la tierra y no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna.” (Jn, 24-25)

El expositor continúo su exposición afirmando que son innumerables los mártires que dieron testimonio del verdadero Amor y de la verdadera Religión. Se calcula que de los más de cuarenta millones de víctimas del martirio, veintisiete millones lo sufrieron en el siglo XX. Los “cristeros” mexicanos, los perseguidos durante el gobierno “republicano” en España, antes de la guerra civil, los cristianos de Oriente Medio y Lejano, las atrocidades en África y Latinoamérica… esos fueron mártires que se negaron, por su Fe a abandonar al Cristo redentor verdadero y Señor de la historia.

Más adelante nuestro conferencista se preguntó ¿Qué es ser un mártir y dónde está el martirio en la actualidad? El martirio está en todo aquello que ataca a quienes se empeñan en continuar dando testimonio de la Fe Verdadera –dijo-; pero muchos dirían el martirio viene desde “afuera” de la vida cristiana en comunidad, que viene de lo “anti cristiano”, de una “cultura anticristiana”. En realidad, los martirios incruentos provienen del poder y del dinero que exhiben lo malo (el pecado) de las modas, del “así se hace ahora”.

Por supuesto, nos dijo el padre Castro, hoy el martirio no es bueno para la salud física, pero si para la salud espiritual, ya que cómo dijo el Señor: “El que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla?” (Mt. 16, 24-26) y por estas palabras sabemos todos los cristianos estamos llamados A DAR TESTIMONIO, PERO POCOS SON LOS ELEGIDOS. Esos elegidos, hoy en día, deben enfrentar el martirio de ser perseguidos, torturados por las presiones externas y por todo lo que sea contrario al Evangelio (los Diez Mandamientos, el Sermón de la Montaña y el Testimonio de los Santos).

Pero, llegado a este punto, el Padre Castro Zavalía también aclaró que hoy, para los cristianos, y en particular para los católicos, la peor enfermedad es la TIBIEZA, ya que esta genera infecundidad, y sentenció que “los tibios son los culpables de la descristianización de la sociedad y del mundo”. Y aquí presentó el llamado que hizo San Juan Pablo II cuando se refirió al Martirio de la Coherencia, ya que el católico debe saber dar testimonio del Amor Verdadero y de la Fe Verdadera con su vida, haciendo frente y oponiendo resistencia a ese mundo cada vez más alejado de Cristo. El Martirio de la Coherencia, dijo S.S. Juan Pablo II, será el Martirio del Siglo XXI” aunque el disertante se encargó de aclara que, a pesar de estas persecuciones, externas (el mundo del pecado) e internas (la tibieza), LA FE VERDADERA, DONDE ES PERSEGUIDA, SE VIVE CON MÁS FUERZA.

Para finalizar, se exhibió un audiovisual sobre las comunidades cristianas perseguidas y desplazadas por las invasiones de los grupos extremistas islámicos en Siria y el Líbano, verdaderos mártires de la actualidad. Luego, hubo un intercambio de preguntas y respuestas con el auditorio, para finalizar con una cordial despedida y poniéndose a disposición para otras jornadas de reflexión.

Hugo Alejandro Acuña

jueves, 22 de marzo de 2018

Panfleteada contra el aborto

El pasado sábado 10 de marzo el Circulo Nacionalista de Santiago del Estero estuvo presente en Plaza Libertad de nuestra ciudad, frente a la Catedral Basílica, para dar testimonio cristiano de nuestra disposición para librar el Buen Combate en contra de todas aquellas ideologías que pugnan por destruir la familia.

Por iniciativa del camarada Hugo Acuña, se realizó una "panfleteada" en contra de los intentos legislativos que lleva adelante el progresismo por legalizar el crimen del aborto.

En una jornada en la que el típico calor santiagueño se hizo sentir, nuestro fuego interior ardió más en defensa de la vida.

Deseamos destacar que en esta actividad militante tuvimos el acompañamiento del Tte. Crl. VGM Don Hugo Quiroga quien nos arengó a seguir resistiendo. Gratificados por el apoyo de un Héroe de Monte Longdon, seguimos en la lucha con mayor entusiasmo en defender nuestros principios de Dios - Patria - Hogar.

Dejamos aquí algunas fotos que ilustran la actividad llevada a cabo.

Camarada Marañon.









viernes, 2 de marzo de 2018

La despenalizacion del aborto

Nuestra comunicado publicado en la prensa local

COMUNICADO DE PRENSA

El Círculo Nacionalista de Santiago del Estero manifiesta su más vivo y fuerte repudio a la decisión del Gobierno Nacional de habilitar la discusión de una ley para la despenalización del aborto, en el convencimiento de que este crimen execrable nunca debería ser discutido ni debatido.
Nuestra agrupación, en consonancia con la fe católica que la informa, y con la ciencia que en nada se opone a esa fe, reafirma y sostiene el principio de que existe vida humana (y ésta debe ser protegida) desde el momento mismo de la concepción, por lo que el aborto constituye una falta grave contra el 5to. mandamiento (“No matarás”), agravada por el hecho de que la víctima es un ser inocente e indefenso, su muerte es causada precisamente por quienes tienen una especial obligación de velar por su vida, y se priva al niño abortado del Sacramento del Bautismo.
Recordamos también que los católicos que procuran un aborto incurren en la pena dispuesta por el art. 1.398 del Código de Derecho Canónico, que establece expresamente que “Quien procura un aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae". Es decir, que son excomulgados automáticamente, quedando privados de recibir los Sacramentos mientras no les sea levantada la pena.
Reafirmamos el principio de que nunca se puede colaborar de modo positivo en la comisión de este tan grave acto que va contra la ley de Dios, a quien debemos obedecer antes que a la ley de los hombres.
Finalmente, hacemos nuestras las palabras del genial Hugo Wast, quien en su libro “Autobiografía del Niñito que no nació”, pone en boca del niño por nacer la siguiente frase: “Mi cuerpo es tan pequeño todavía que no puede ser visto por los ojos de nadie, pero mi alma ya es tan grande como lo será siempre”.
Elevamos nuestras súplicas a Nuestra Señora de Luján, Patrona de la Patria. Que ella cubra con su manto a nuestra amada Argentina, consagrada a su Inmaculado Corazón. Y que interceda por ella ante su Divino Hijo, para que jamás rija en la Patria tal execrable ley que autorice a matar a sus hijos más pequeños, los preferidos de su Sagrado Corazón.

Santiago del Estero,  27 de febrero del 2018.

CONCEJO EJECUTIVO: Enrique Marañon, Edgardo Moreno, Pablo Hatun,  Zulma Escobar Gorosito, Marcos Sabagh, Hugo Acuña

viernes, 29 de diciembre de 2017

ACTO EN CONMEMORACIÓN DEL DÍA DE LA SOBERANÍA NACIONAL ARGENTINA

El pasado 19 de noviembre, el CIRCULO NACIONALISTA DE SANTIAGO DEL ESTERO realizó una vigilia y un acto homenaje para recordar un nuevo aniversario de la Batalla de Vuelta de Obligado y conmemorar así el Día de la Soberanía Nacional Argentina.

En primer lugar, y para ambientar la ocasión, se proyectó un documental sobre la Batalla, acaecida el 20 de Noviembre de 1845. Luego, iniciando la conmemoración propiamente dicha, el camarada Dr. Pablo Hatún realizó una invocación religiosa, con la Oración a Cristo Rey, la que invita a ponernos al servicio de la Patria dentro de los principios católicos y ruega por los caídos en defensa de la Nación Argentina.

A continuación, se realizó una ofrenda floral ante el monumento a los Caídos en la Guerra de Malvinas, símbolo material del último sacrificio que el buen argentino hace por su Patria.

Seguidamente, el camarada, Dr. Edgardo Moreno hizo una alocución referida a la fecha, desde el punto de vista histórico, resaltando el valor de las figuras de Don Juan Manuel de Rosas, el general Lucio Mansilla y los valientes gauchos criollos, quienes con valor y decisión,  enfrentaron, con medios escasos e improvisados, en un literal sacrificio espartano, a la flota combinada anglo-francesa, la fuerza bélica más poderosa de los mares en aquellos tiempos.

Más adelante, el presidente del C.N.S.E., Contador Público Nacional Enrique Marañón, dirigió a los presentes un encendido discurso vinculando el hecho historico con nuestra actual realidad, y haciendo referencia al Dr. Antonio Caponnetto, quien en su reciente visita a nuestra ciudad, dejara valiosas enseñanzas sobre “los nuevos enemigos que enfrenta la Argentina” y como debemos identificarlos.

Durante el acto no estuvieron exentas las referencias a los Veteranos de Malvinas, verdaderos continuadores de la gesta de los gauchos de Obligado, así como la recordación de los recientemente perdidos 44 tripulantes submarinistas del A.R.A. SAN JUAN.

Para finalizar, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y se agradeció la presencia de un representante de los Ex Combatientes de la Guerra de Malvinas. Cerró el acto el camarada marañón, quien en emocionadas palabras, resaltó la participación de los niños y jóvenes en el acto, apostando a la continuación de la causa nacionalista en las generaciones futuras.



Hugo Alejandro Acuña

sábado, 25 de noviembre de 2017

In memoriam: Eduardo Ayunta

El pasado 1 de noviembre falleció en la ciudad de Santiago del Estero, don EDUARDO AYUNTA, una excelente persona, católico fiel y buen padre de familia. Su patriotismo, su espíritu tradicionalista, su sentido del orden, y su admiración por el Cnel Mohamed Seineldin, lo llevó a integrarse al Movimiento por la Identidad Nacional e Integración Iberoamericana, allá a finales de los años 90.
Su última militancia fue en el partido Fuerza Patriótica; integrando la conducción y las listas electorales de dicha organización con la humildad, la discreción y la responsabilidad que lo caracterizaban.
Desde hace algunos años, y a raíz de su dolencia, estaba alejado de la lucha política, y dedicado exclusivamente a su familia. Aunque de tanto en tanto mantenía contacto con los viejos camaradas, manifestando su fidelidad a la causa de Dios y de la Patria. Quiera el Señor recibirlo en su seno; al cual se presentará de seguro de la mano de Nuestra Señora, la Santísima Virgen Maria, de quien don Eduardo supo ser tan devoto toda su vida.

E.A.M.